Archivo | enero, 2010

El ateneu popular

28 ene


Nuestro querido amigo Carlos de gag, nos ha enseñado un blog muy interesante sobre diseño y publicidad. Encontraremos entradas sobre apple, packaging, diseño web, gadget, fotografía, tutoriales, algunos recursos para diseñadores como vectores, texturas, etc.
Te invito a descubrirlo!

De gatos en libros

28 ene

Hoy toca una recomendación literaria que bien la podría escribir el gato Play. Sí, porque el libro que os presentó trata sobre un gato, un gato muy especial que vivió en una biblioteca en Iowa (Estados Unidos).

Dewey Lee Más Libros es el título de la novela y es el nombre y apellidos que le pusieron a este lindo gatito que apareció una fría mañana de invierno en el buzón de recogida de libros. Consiguió sobrevivir y, a partir de ese día, fue el protagonista absoluto de la biblioteca pública del pueblo de Spencer. A través de la vida de Dewey, no sólo descubrimos las rutinas de un animal tremendamente humano, sino que también vamos conociendo la vida de una mujer, la directora de la biblioteca (autora del libro) y de un pueblo que a la par van superando dificultades de todo tipo, ayudados por la presencia y la inspiración de este gato.

Es un libro tremendamente recomendable para cualquiera que haya tenido una historia de amor con un animal y más concretamente con un gato. Es una lectura ligera, pero muy, muy emotiva –las lágrimas se escapan quieras o no quieras— y demuestra que en la literatura a veces más vale la sencillez para lograr la emotividad que los juegos literarios y las licencias poéticas.

Estoy segura que nuestro Playete también os lo recomendaría. Es más, estoy segura que Playete, si supiera de este libro, también diría que él quiere ser protagonista de uno.

El erizo

8 ene

Cada año como mínimo hay en las carteleras una de esas películas que denominamos sleeper, esas películas “dormidas” que nacen con pequeñas pretensiones y que el público va transformando en grandes, gracias al boca-oreja. Este invierno le ha tocado a El Erizo, una película francesa que adapta la novela La elegancia del erizo de Muriel Barbery.

La película plantea una situación inicial bastante contundente: Paloma, una niña de 11 años aquejada de una crisis metafísica precoz decide ponerse una fecha para morir y hasta ese día irá grabando con una cámara todo aquello que le rodea. Así descubrimos a unos padres burgueses y aburguesados —que no es lo mismo—, él, muy ofuscado con el trabajo y ella obsesionada con el psicoanálisis y los antidepresivos, a una hermana mayor repitiendo patrones paternales, a la singular portera del edificio, Reneé, y a un vecino recién llegado, un tipo japonés bastante peculiar.

La niña con su visión crítica de las cosas va descubriendo, y también lo hace el espectador con ella, el fondo de estos personajes, profundizando en lo que son para llevarnos alguna agradable sorpresa, como la portera, personaje que esconde un poso poético increíble.

Lo único que se le puede criticar a la película es que el personaje de la niña, con sus reflexiones, sus críticas y su pesadumbre vital sea completamente irreal, pues a tan temprana edad parece difícil tener este tipo de pensamientos. Sin embargo, ahí radica la gracia de la historia ya que la niña es capaz de ver más y entender mejor que muchos adultos que forman parte de la pecera vital.

La película provocará reflexiones variadas sobres las diferencias sociales, sobre la vida adulta y cómo queremos vivirla, sobre nuestros secretos y la apariencia que mostramos ante los demás.

Un film recomendable para quién quiera recuperar el tono vital, aunque la muerte sea un constante en toda la historia. O, precisamente, por ello.